Godoy presente en la fiesta de Kwiatkowski y Sagan Destacado

Las luces apuntaban a la estampa del campeón del mundo Peter Sagan, el eslovaco no decepciono y siguió ganando adeptos en el ciclismo mundial por su arrojo y por mucho tiempo se hablara más de su segundo lugar que del triunfo de Kwiatkowski, mientras tanto dentro de esa pléyade de estrellas un venezolano, Yonder Godoy decía presente.

Un puesto 76 podrá sonar a poco para mucha gente, pero ya pertenecer al selecto grupo que corre una prueba como la Milán San Remo y culminarla, incluso por delante de ex campeones de la prueba como Mark Cavendish es motivo suficiente para celebrar la actuación de Godoy que como lugarteniente de Pozzato pudo acompañar a su líder hasta las instancias decisivas.

Hoy con orgullo un Carlos Maya cuenta que tuvo la oportunidad de competir al lado de Induráin y Ullrich, como lo hizo Carlos Ochoa con Iván Basso y Carlos Sastre. Godoy podrá decir que vivió de cerca el espectáculo de un fuera de serie como Sagan y no será su única oportunidad. Confiamos que su desarrollo como ciclista, lento pero en constante ascenso le permita en un futuro cercano disputar victorias también.

La Milán Remo es una carrera donde por 6 horas pasan muy pocas cosas – para el que ve la carrera- y que todo parece decidirse en 20 kilómetros, allí Sagan rompió el guión con su acostumbrado espectáculo, pero el polaco Kwiatkowski, su rival de siempre y quien parece tenerle la medida, le quito el manjar de la boca en una competencia donde ganó el ciclismo. Algunos dirán que el triunfo lo merecía el campeón del mundo. Pero el del Sky y Julian Alaphilippe fueron los únicos en resistir el ataque del showman del ciclismo actual, allí hay un mérito, luego rematar el trabajo, hace que el triunfo lo merezca quien gana y el propio Sagan lo reconoció con un apretón de manos a Kwiatkowski apenas cruzó la meta.

Tres minutos después entraría Godoy, a tiempo para recibir la bandera del público que lo esperaba y posar para la foto. La temporada apenas comienza y el Giro de Italia, en su centenario, también podría estar esperando por la presencia del llanero.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Publicidad

Contacto

Carta al editor

banner-galeria