Ludy Correa quiere abrir puertas al ciclismo femenino Destacado

La tachirense de 26 años de edad viajó a España, donde competirá por segunda temporada corrida.

Metida en el ciclismo desde los 8 años de edad, Ludy Correa navega entre dos ciclismos, el convencional y el sordolímpico. Con el primero correrá en territorio español y con el segundo representará a Venezuela en los Juegos Olímpicos de Turquía este año. En ambos frentes quiere hacerlo bien y con eso en mente, subió al avión, aunque conociendo su responsabilidad.

“Sí siento presión, tengo un compromiso con ellos, quieren que gane una etapa al menos, a ver si sigo el año completo con ellos, pero yo tengo Fe que sí. Presión tengo en las Olimpiadas y una presión grandísima, pero vamos a ver como nos va, la preparación será en España, todos dicen aquí que yo soy la mejor, pero siento presión”.

El prestigio de Ludy dentro del ciclismo sordolímpico, viene precedido de los Juegos Panamericanos en Brasil, donde obtuvo 5 medallas de oro, ganándole incluso a los hombres, era la única mujer y competía con todos y ganaba. El vestir el uniforme de la selección fue una puerta que a su juicio se le cerró dentro de la FVC, por lo que prefirió agarrar otros aires, tomando en cuenta que perdió la audición completamente en un oido y sólo cuenta con el 35% de la capacidad auditiva en el otro, una condición que le sirvió de estímulo para otras oportunidades.

“Con la selección convencional no tuve oportunidad , siempre me sacan a lo último, y decidí no ir más, con los sordos, del 18 al 35 de junio iré a a las Olimpiadas sordolímpicas. Con ellos ya tengo 4, 5 años y en mis logros tuve 4 y 5 medallas de oro, les gané la ruta y les gané a los varones

Admiradora de Lilibeth Chacón – de quien es amiga y rival desde sus inicios en el ciclismo – también ve con buenos ojos el porvenir de Andrea Ortiz. No obstante es crítica con la situación del ciclismo femenino en Venezuela, pues a su entender, sencillamente está acabado.

“El ciclismo femenino está acabado de un tiempo a acá, yo le aportaría a que miren a dos muchachas el año que viene y el otro  año que se vayan conociendo afuera. Hay muchas corredoras buenas, demasiadas. El año pasado me fuí en mala condición, agarré fue al mes y estaba ahí entre las 8 ó 10 en cada carrera. Pero no todas eran las mismas primeras. Ahora imagínate, con corredoras, que han estado en Mundiales, que han ganado Panamericanos, que han ganado etapas, sería bueno un equipo continental. Venezuela País de Futuro, está más que todo con los juveniles, pero sería bueno uno femenino.

Ahora por lo menos estamos tres afuera, Daniely, Lilibeth y yo. No se qué otra, me comentaron que Angie se va España, pero no se si sera verdad, pero deberían sacar un equipo continental de Venezuela. No solo quiero crecer yo, sino que crezcan más personas en el ciclismo femenino, no yo sola.”

Para abrir esas puertas, necesita primero hacerlo bien ella, tiene la Copa España, la Vuelta a Burgos y la Vuelta a Valencia entre los objetivos que le ha marcado el equipo, además en un terreno que aunque sabía que era buena, no esperaba brillar: La montaña.

“Me dí cuenta allá que mi terreno fuerte es la montaña. Cuando llegué no pensé que fuera la corredora que siempre estuviera en la montaña, y siempre era la que estaba. Me defiendo en el embalaje y en la montaña. Mi entrenador me ha dicho que puede ser que yo sea quien lleve a las corredoras para el embalaje, depende de como se den las cosas.”

Lo competitivo del ciclismo europeo, hace que el listón entre consolidarse o no, sea un triunfo en  la temporada, incluso será observada por equipos como el Biskaia Durango o el Lointek, ambos profesionales. De momento el Club Ciclista Cidade de Lugo será su casa, un escalón más de donde comenzó hace un año y donde tendrá todas las facilidades para desarrollarse y trabajar como una única ciclista venezolana en Europa.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Publicidad

Contacto

Carta al editor

banner-galeria