Perder como protesta
29 Nov
2017

Los Juegos Bolivarianos desnudaron la crisis que existe dentro de la selección nacional de pista, luego de que el equipo de la velocidad olímpica se hiciera descalificar en la final como forma de protesta contra la dirección técnica.

Quizás alguna vez haya sucedido algo similar dentro del ciclismo, posiblemente en el deporte en general, pero ahora mismo y luego de consultar otras fuentes no he conseguido un ejemplo que se asemeje a lo que pasó el jueves 23 de noviembre en el Velódromo Alcides Nieto de la ciudad de Cali. Venezuela se medía en la final contra su similar de Colombia y lo que vendría a continuación será recordado como un momento que jamás debió suceder y que jamás debería repetirse.

Francisco Yanez, Hersony Canelón y Cesar Marcano se subian a sus respectivas bicicletas y se colocaban en la línea de salida. Empieza el conteo regresivo, la tensión que implica para todos ese momento y de repente Canelón comete una salida en falso. El dos veces olímpico y medallista de Copas del Mundo comete un fallo, increible para un ciclista de su nivel, aunque errar es humanos. Se agrupan nuevamente, la respiración se paraliza pero pasa lo impensable, una nueva salida en falso de los venezolanos los descalifica y los deja con la medalla de plata.

Mi teléfono suena, un mensaje con la siguiente pregunta “ ¿Quién fue ese que salió en falso? ¿Fue Hersony?” mi respuesta no fue otra que no lo estaba viendo en vivo, pero me obligó a investigar. El equipo más brillante que ha tenido el ciclismo de pista venezolano cedía ante Colombia al ser descalificado, se prenden las alarmas.

Las cámaras enfocaban a Hersony y a Marcano dando explicaciones a los rivales colombianos y luego Gabriel Quintero miembro del equipo despejaba la incógnita sobre lo que había sucedido: “¿por qué dos falsa salidas? Una vez más el ciclismo venezolano pasa una vez más por la injusticia de los entrenadores incapacitados que dejan encargado la @fvciclismo(SIC)” iniciaba el “maracucho” su relato en su cuenta de IG @gabrielqcycling.

“Se habla con el entrenador...Rafaél Martinez (Nino) en que se corriera la velocidad por equipos la clasificación (Cesar Marcano, Hersony Canelón y Luis Yanez) posteriormente el resultado que se hubiera obtenido en la clasificación ya que con los tiempos se iba a disputar la medalla de oro con Colombia se iba a realizar un cambio para buscar la mejoría que sería la final (Gabriel Quintero, César Marcano y Hersony Canelón) . Al ver el resultado de la clasificación Colombia hace el mejor tiempo con 44.650 segundos y Venezuela segundo con 46.048 segundos era mucho la diferencia!! Al medio día nos dice el entrenador encargado que YO no iba a disputar la final, aun sabiendo que habia una posibilidad de ganarle al equipo colombiano, lo hizo con la intensión de acabar con el objetivo principal de buscar el oro...que se podía ganar...Por está razón tanto Hersony Canelón, Cesár Marcano y mi persona decidimos que se hicieran las 2 falsas salidas para que descalificaran a Venezuela como protesta de la injusticias que siguen pasando en el ciclismo venezolano y que se vieran reflejados los problemas que pasan y se hacen la vista gorda los dirigentes de la Federación Venezolana (SIC)”, concluyó Quintero.

La situación no es nueva, en los Juegos Bolivarianos de Cochabamba la delegación en pleno se reveló y exigio la renuncia de la junta directiva de la FVC so pena de no participar en las competencias, intervino el IND y la sangre no llegó al río. Ahora en Santa Marta en medio de la peor actuación de Venezuela en la cita que abre el ciclo olímpico la crisis quedó plasmada ante las cámaras y nuestro país termina irrespetando una final con un comportamiento que podría calificarse de indisciplinado y antideportivo.

Que la selección venezolana ha sufrido múltiples maltratos es una realidad que no puede esconderse. La incertidumbre de saber si se viajará o no a una competencia, si el material deportivo no se tiene a tiempo, no se reciben las becas puntualmente, no hay una planificación clara o los entrenamientos no son los adecuados, es maltrato. No entraré a mencionar los desplantes o trato poco corteses de los que hemos sido testigos. Todo eso viene sucediendo desde hace mucho tiempo y no solo a nivel de la FVC, sino también desde el Ministerio del Deporte, no me lo han contado, lo viví cuando desde la Dirección de Alto Rendimiento me indicaron que si quería apoyo, me quejara en las Redes Sociales, una respuesta de “altura” que no merece ni comentar.

Hersony Canelón y Cesár Marcano han tenido una trayectoria muy exitosa dentro del ciclismo, títulos en campeonatos y Juegos Panamericanos, Podios en Copas del Mundo, participaciones en Juegos Olímpicos. Una medalla bolivariana de oro quizás ya no represente mucho para ellos, me pregunto con todas esas mismas injusticias, validas por demás ¿habrían actuado de la misma manera en una final olímpica? ¿En un Campeonato Mundial?

¿Por qué el mutis desde la FVC ante un hecho como este? No es cualquier cosa lo que pasó ¿hasta dónde llega la responsabilidad del entrenador? ¿Dónde está el liderazgo frente al grupo? ¿Qué rol juega el planificador del ministerio señalado como el responsable de la decisión técnica? Cuando pasan cosas tan graves como ésta, es necesario tomar decisiones contundentes. La selección está en crisis, el país quedó en ridículo y nadie dice nada. Jugar a que las medallas de oro de Lilibeth y Angie eclipsen los demás es absurdo, el mérito de esas medallas se debe más a la tenacidad personal de la tachirense y la carabobeña que otra cosa. No son producto de un sistema de planificación global que agrupe a todos los atletas y si existe que lo muestren y me desmientan, lo publicaré con gusto.

No estoy de acuerdo con jugar a la descalificación, para eso es preferible no presentarse y no irrespetar al rival, al escenario y al público. Pero no puedo juzgar a Canelón, Marcano y Quintero, yo no me sudé el uniforme, ellos sí.

Mientras tanto nuestro ciclismo sigue error, tras error y sin ensayo.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Publicidad

Contacto

Carta al editor

banner-galeria