Imprimir esta página

Las Mujeres merecen espacio propio

Pocas cosas me molestan más que ver a un hombre insultar a un mujer sólo por su condición de mujer. Y en los pelotones de ruta máster, cuando las chicas compiten en el mismo grupo, sea disputando el mismo premio o teniendo premiaciones separadas, esos insultos suceden más a menudo de lo que se piensa. Generalmente pasan desapercibidos por aquello de que puede formar parte de lo “normal” dentro de un pelotón, pero una cosa es defender una rueda, otra es la ofensa o el maltrato.

Una competencia como el Tour Femenino de Carabobo, era necesaria, como lo es también la Vuelta Femenina a Venezuela o los eventos UCI que se realizan en el país sólo cuando está en juego una clasificación olímpica. Lamentablemente son pocas las competiciones que tienen a las mujeres como centro de atención. Normalmente son el “relleno” con la excusa de que no hay mujeres ciclistas, o las que hay no son suficientes. Sí, son pocas en relación a sus pares masculinos, pero incentivarlas pasa por darles su espacio, su proyección internacional es superior y las posibilidades de resultados favorables también lo son.

La UCI está haciendo esfuerzos por igualar las condiciones entre hombres y mujeres, en calendario, en salarios y otras condiciones. Venezuela debería aprovechar esa ola y hacer lo propio. Pero para ello hay que apostar a carreras de carácter inclusivo, traer ciclistas de otras disciplinas como el triatlón o el patinaje, por ejemplo. Invitar a aquellas “recreativas” que entrenan a diario y tener políticas comunicaciones que capten ese nuevo talento.

Ahora las competencias donde comparten espacio hombres y mujeres seguirán siendo las más realizadas, los organizadores y árbitros deben ser severos con las ofensas hacia las mujeres imponiendo sanciones ejemplares a quienes en su alarde de “masculinidad” buscan intimidar a las deportistas, olvidando en primer lugar el respeto que merecen por ser damas y en segundo lugar dejando de lado que son ellas las que en futuro representarán al país.

Que el calendario femenino siga creciendo, que se creen más equipos y que ganen las mejores ciclistas, pero en condiciones de igualdad.

Información adicional

  • Nota:

    Los conceptos emitidos en este espacio, las ideas, opiniones e informaciones expresadas son de absoluta responsabilidad del columnista.

David Gil

Email Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.