Ese título lo uso mi padre en el 2009 para describir la situación de ese momento. Todo proceso eleccionario viene ineludiblemente acompañado de enfrentamientos que van más allá del acto del sufragio. Cada vez que comienza el ciclo olímpico vemos la misma historia, pueden que cambien algunos protagonistas, pero en la misma ruedita del hamster.

Si en una asociación se impone los seguidores del movimiento Venezuela País de Futuro, la Federación impugna o cuestiona el proceso, si pasa al revés y es una asociación donde quienes acompañan la gestión de Artemio Leonett, mantiene la asociación, las protestas vienen del lado de enfrente. Nada que no haya sucedido antes. Pero en el desorden terminan afectados los atletas, un campeonato nacional de bike marathon previsto para el estado Aragua, fue mudado a última hora al estado Carabobo, tirando por tierra la planificación que teniamos algunos para asistir al evento.

La pelea es ver quien consigue la rueda del ministro, mientras se cantan fraude y un Campeonato Nacional que no presentó su organización a tiempo fue movido a otro estado que tampoco tenía previsto hacerlo, reinó la improvisación. La de antes con los de siempre, sumada a los de ahora, que ya comenten los mismos errores

Venezuela tiene inscrita en el calendario de la Unión Ciclista Internacional , la Copa Venezuela Clase 3 para el 1 de octubre. La misma se inscribió a petición del Ministerio del Deporte como una manera de abaratar los costos de los viajes internacionales de la selección, realizando una competencia puntuable para el ranking mundial en nuestro país. Los recursos para tal competencia no aparecen ni del lado del Ministerio, ni del lado de la Federación y ahora se pretende improvisar cualquier evento para esa fecha y así sacar el compromiso como se pueda, sin siquiera pensar en la imagen del país. Demasiada falta de seriedad.

Y hablando de puntos, los que les corresponden a Venezuela por el Campeonato Nacional MTB XCO aún no aparecen en el Ranking de la UCI, poniendo en desventaja a la selección nacional que asista a los compromisos internacionales en el 2018 e irrespetando a quienes participaron en la competencia.

A mi no me gusta las reeleciones como modelo, en ninguna instancia, ya decia Hobbes que todo poder corrompe. Pienso, que uno llega a un cargo a cumplir un objetivo, si se logró el deber es hacerse a un lado y si no se logró pues toca también dar un paso al costado y darle la oportunidad a otro. Por eso siempre querré una Federación distinta cada ciclo olímpico, sólo pido que comentan erores distintos y no seguir corriendo un Tour de Fraudes.

Información adicional

  • Nota:

    Los conceptos emitidos en este espacio, las ideas, opiniones e informaciones expresadas son de absoluta responsabilidad del columnista.

David Gil

Email Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Publicidad
Aymbike galeria

Contacto

Carta al editor

banner-galeria