Luchando contra la oscuridad

“El deporte es una forma esencial de expresión humana capaz de acrecentar la dignidad humana y de fortalecer las sociedades en su conjunto. Esta es la razón de que el deporte sea tan importante...para edificar la paz y sentar las bases de un desarrollo... ”. Irina Bokova (2014)

Realizar cualquier actividad en la actual Venezuela resulta heroico, por decir lo menos, apagones, falta de agua escasez de alimentos, hiperinflación son solo algunos de los elementos con lo que se tiene que luchar a diario.

Cuando necesidades básicas, las más básicas de hecho, están bajo amenaza constante, las demás necesidades pasan a un lugar secundario en la escala de prioridades. Maslow y su pirámide lo explicaron hace casi ochenta años, pero eso no quiere decir que aquellos elementos que no estén en la base, dejen de ser necesidades.

¿Es el deporte una necesidad básica? A partir del año 2002, el deporte fue reconocido por las Naciones Unidas como un derecho humano que sirve como herramienta esencial y práctica para lograr la paz y el desarrollo en el mundo. Hay estudios sobre la inserción del deporte como parte de la agenda del Diálogo por la Paz en Colombia(1), artículos(2), entre otros, que tocan el tema de como distintas sociedades han manejado el “tema deporte” en sociedades en conflicto, sean de naturaleza bélica, raciales, civiles o culturales.

En Venezuela la problemática es bastante sui generis, eso no quiere decir que no podamos tomar elementos que nos ayuden a dilucidar cómo abordar, desde la perspectiva que nos toca, el desarrollo del deporte venezolano en el presente y futuro y más especifico aún, el ciclismo criollo.

El ciclismo de montaña se paralizó por completo, el ciclismo de ruta ha tenido más o menos continuidad en las categorías master, el Nacional de Pista fue pospuesto y cambió de sede. “El país no está para ciclismo”, dicen muchos. “Hasta que no se logren los cambios políticos, no deberían haber actividades de ningún tipo”, aducen otros. En el otro extremo está quienes buscan darle continuidad a las actividades, pues lo “normal” ahora es vivir como esta el país y los cambios no llegarán en el corto plazo.

Quien diga que conoce la respuesta de lo que sucederá este año o los sucesivos, sencillamente miente. Cada quien está tomando decisiones en función de sus expectativas y creencias y estas pueden ser racionales o irracionales, basadas en la razón o totalmente emocionales y hasta incluso un tema de Fe. Lo que jamás falta son los críticos de oficio, que nunca aportan, participan poco en los eventos, pero son los primeros en señalar con el dedo.

Si trabajamos somos “enchufados” o indiferentes. Si no trabajamos nos obligamos a cambiar de actividad (una donde no se nos señale) y simplemente dejar de hacer lo que nos gusta. Se puede simplemente no decidir nada y dejar pasar los días y “ver que pasa” una zona amplia que no conduce a nada.

No somos inocentes, en el deporte también hay intereses, es una plataforma que da proyección para otros fines, puede dar poder político y económico, quizás el ejemplo mas notorio son los Juegos Olímpicos, cuando estos se han llevado a cabo en medio de hostilidades de carácter global o los Mundiales de Fútbol, cuyos países anfitriones son cuestionados por sus practicas poco democráticas. De haber clasificado la selección venezolana de Fútbol al Mundial en Rusia ¿lo habrían criticado por ir a un país como ese?

La corrupción existe en el mundo del deporte, pero nos gusta creer que puede haber un mundo donde las diferencias se solucionen sin sangre, en una continuación o parafraseando aquella famosa frase de Clausewitz, el deporte es la política y la guerra por otros medios.

¿Qué se debe hacer por el ciclismo venezolano en esta difícil coyuntura? El que pueda hacerlo, que le meta el pecho a la brisa, que no tenga cómo, manténgase en el lote el tiempo que pueda y el que tenga cómo y no quiera, ya conoce como se suele resolver esas cosas en el pelotón.

 

(1)El deporte como herramienta esencial para lograr la paz y el desarrollo en el mundo: una aproximación al caso colombiano del actual proceso de diálogo de la paz. María Isabel Calderón Rodrigo Martínez. 2015.

(2)Deporte, sociedad y conflicto, Juan Pablo Coronado Alvarado 2015 https://www.radionica.rocks/noticias/deporte-sociedad-y-conflicto

Información adicional

  • Nota:

    Los conceptos emitidos en este espacio, las ideas, opiniones e informaciones expresadas son de absoluta responsabilidad del columnista.

David Gil

Email Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Publicidad
Aymbike galeria

Contacto

Carta al editor

banner-galeria